Añadir esta página a favoritos

CATEGORÍAS


FABULAS > OSADíA - TEMERIDAD
EL HOMBRE Y EL JABALí
(por Aviano)
A un jabalí que devastaba las mieses y se encamaba en los pingües cultivos, un campesino le había dejado marchar tras cortarle una oreja, para que, llevando la marca del dolor recibido, se acordara en adelante de apartarse de los tiernos sembrados. Sorprendido por segunda vez devastando delictivamente el llano, perdió el pérfido la oreja antes indultada. Al poco tiempo, metió su hirsuta cabeza en las mismas mieses, pero el doble castigo le hace indigno del perdón.

Entonces, el campesino lo capturó y, cortándolo en muchos trozos para diversos banquetes, lo entregó para la rica mesa de su señor. Pero, cuando el señor se pone a buscar el corazón del jabalí ya comido —corazón que, según se dice, se lo había llevado un cocinero impaciente—, el campesino, afirmando que el estúpido jabalí no lo tenía, calmó su justo enfado con estas palabras:

«¿Cómo, si no, habría vuelto el insensato para la mutilación de sus miembros y se habría dejado coger tantas veces por un único enemigo?».
Esta fábula es una advertencia para aquellos que reinciden en su osadía sin apartar nunca las manos del delito.


Lección / Moraleja:
Esta fábula es una advertencia para aquellos que reinciden en su osadía sin apartar nunca las manos del delito.
OTRAS FABULAS DE Aviano
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros