Añadir esta página a favoritos

CATEGORÍAS


FABULAS > ARROGANCIA, VANIDAD - GALLARDíA, ELEGANCIA
EL RETRATO DE GOLILLA
(por Tomás de Iriarte)
De frase extranjera el mal pegadizo,
hoy a nuestro idioma gravemente aqueja,
pero habrá quien piense que no habla castizo,
si por lo anticuado, lo usado no deja.
Voy a entretenelle con una conseja, (5)
y porque le traiga más contentamiento,
en su mesmo estilo referillo intento
mezclando dos hablas, la nueva y la vieja.
No sin hartos celos, un pintor de hogaño
vía como agora gran loa y valía (10)
alcanzan algunos retratos de antaño;
y el no remedallos a mengua tenía:
por ende, queriendo retratar un día
a cierto rico home, señor de gran cuenta,
juzgó que lo antiguo de la vestimenta (15)
estima de rancio al cuadro daría.
Segundo Velázquez creyó ser con esto:
y ansí que del rostro toda la semblanza
hubo trasladado, golilla le ha puesto,
y otros atavíos a la antigua usanza. (20)
La tabla a su dueño lleva sin tardanza,
el cual, espantado, fincó des que vido
con añejas galas su cuerpo vestido;
magüer que le plugo la faz abastanza.
Empero una traza le vino a las mientes (25)
con que al retratante dar su galardón.
Guardaba, heredadas de sus ascendientes,
antiguas monedas en un viejo arcón.
Del Quinto Fernando muchas de ellas son,
allende de algunas de Carlos Primero, (30)
de entrambos Filipos, Segundo y Tercero;
y henchido de todas le endonó un bolsón.
«Con estas monedas, o siquier medallas,
(el pintor le dice), si voy al mercado,
tornaré a mi casa con muy buen recado. (35)
-¡Pardiez! (dijo el otro): ¿no me habéis pintado
en traje que un tiempo fue muy señoril,
y agora le viste sólo un alguacil?
Cual me retratasteis, tal os he pagado.
«Llevaos la tabla; y el mi corbatín, (40)
pintadme al proviso, en vez de golilla;
cambiadme esa espada en el mi espadín;
y en la mi casaca trocad la ropilla;
ca non habrá naide en toda la villa
que al verme en tal guisa conozca mi gesto;(45)
vuestra paga entonces contaros he presto
en buena moneda corriente en Castilla.»
Ora, pues, si a risa provoca la idea
que tuvo aquel sandio moderno pintor,
¿no hemos de reírnos siempre que chochea (50)
con ancianas frases un novel autor?
Lo que es afectado, juzga que es primor;
habla puro a costa de la claridad,
y no halla voz baja para nuestra edad,
si fue noble en tiempo del Cid Campeador.(55)



Lección / Moraleja:
Si es vicioso el uso de voces extranjeras modernamente
introducidas, también lo es, por el contrario, el de las anticuadas.
OTRAS FABULAS DE Tomás de Iriarte
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros