Añadir esta página a favoritos

CATEGORÍAS


FABULAS > RESPETO Y PRUDENCIA
EL CIERVO Y LOS BUEYES
(por Felix Maria Samaniego )
Con inminente riesgo de la vida
un ciervo se escapó de la batida,
y en la quinta cercana de repente
se metió en el establo incautamente.
Dícele un buey: «¿Ignoras, desdichado,
que aquí viven los hombres? ¡Ah cuitado!
Detente, y hallarás tanto reposo,
como perdiz en boca de raposo.»
El ciervo respondió: «Pero, no obstante,
dejadme descansar algún instante,
y en la ocasión primera
al bosque espeso emprendo mi carrera.»
Oculto en el ramaje permanece.
A la noche el boyero se aparece,
al ganado reparte el alimento,
nada divisa, sálese al momento.
El mayoral y los criados entran,
y tampoco lo encuentran.
Libre de aquel apuro,
el ciervo se contaba por seguro;
pero el buey, más anciano,
le dice: ¿Qué?, ¿te alegras tan temprano?
Si el amo llega lo perdiste todo;
yo le llamo Cien-ojos por apodo;
mas chitón, que ya viene.»
Entra Cien-ojos, todo lo previene;
a los rústicos dice: «No hay consuelo;
las colleras tiradas por el suelo,
limpió el pesebre, pero muy de paso;
el ramaje muy seco y más escaso:
Seor mayoral, ¿es éste buen gobierno?»
En esto mira al enramado cuerno
del triste ciervo; grita; acuden todos
contra el pobre animal de varios modos,
y a la rústica usanza
se celebró la fiesta de matanza.

Esto quiere decir que el amo bueno
no se debe fiar del ojo ajeno.


Lección / Moraleja:
Esto quiere decir que el amo bueno
no se debe fiar del ojo ajeno.
OTRAS FABULAS DE Felix Maria Samaniego
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros