Añadir esta página a favoritos

CATEGORÍAS


FABULAS > AMBICIóN Y PRESUNCIóN
EL CANGREJO
(por Juan Eugenio Hartzenbusch)
Resto de una comida,
que orilla de un arroyo fue servida,
quedó sobre las yerbas arrojado
el conchudo cadáver de un cangrejo,
lo mismo que la grana colorado.
Miraban y admiraban reflexivos
otros cangrejos vivos
aquel tinte magnífico bermejo,
y cada cual de su interior exhala
esta loca expresión: ¡Hermosa gala!
¡Quién el secreto raro poseyera
de poderse pintar de igual manera!
Oyendo la ocurrencia peregrina,
díjoles un ratón, docto en cocina:
Para adquirir matices tan brillantes,
no hay otro medio que coceros antes:
mirad, pues, lo que al mísero le cuesta
la mortaja de honor que tiene puesta.

Quien envidie la fama esclarecida
que a los varones célebres rodea,
tome su historia y vea
¡cuánto dolor acibaró su vida!


Lección / Moraleja:
Quien envidie la fama esclarecida
que a los varones célebres rodea,
tome su historia y vea
¡cuánto dolor acibaró su vida!
OTRAS FABULAS DE Juan Eugenio Hartzenbusch
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros