Añadir esta página a favoritos

CATEGORÍAS


FABULAS > SENSATEZ, CORDURA - IMPRUDENCIA, IRRESPONSABILIDAD
EL ALMA DE SALOMóN
(por Juan Eugenio Hartzenbusch)
Un laborioso anciano
de sol a sol sin descansar labraba
la fértil heredad que poseía.
Él por su mano araba;
él por sí mismo el grano,
que el sustento común del hombre encierra,
solícito vertía
en el fecundo seno de la tierra.
A la sombra una vez que en torno arroja
una altanera encina,
copuda en ramas y poblada en hoja,
preséntase al anciano de repente
una visión divina.
Él se sorprende y pasma;
y en acento más dulce que severo
le dice la fantasma:
«No la presencia mía te amedrente:
Soy Salomón: declárame sincero,
¿por qué, ya que tu edad va declinando,
tan ávido te afanas trabajando?
-Si eres el sabio rey gloria de Oriente,
(el labrador contesta)
ya puedes figurarte mi respuesta.
Yo estudié con desvelo tus lecciones:
en ellas al mancebo le propones
que a recoger aprenda de la hormiga,
sin perdonar momento ni fatiga.
Yo su ejemplo he seguido,
y lo que dócil aprendí mancebo,
viejo también a ejecución lo llevo.
-A medias solamente has aprendido
(dijo la sombra) mi consejo sano.
Vuelve de nuevo y a la hormiga observa,
y en su sagaz gobierno
verás que si trabaja en el verano,
prudente se reserva
sus acopios gozar en el invierno.
Tú, que al invierno triste
llegaste de la vida,
reposa ya y descuida,
y disfruta por fin lo que adquiriste.


Lección / Moraleja:
Por poner.
OTRAS FABULAS DE Juan Eugenio Hartzenbusch
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros