Añadir esta página a favoritos

CATEGORÍAS


FABULAS > AMBICIóN Y PRESUNCIóN
LA ESCALA
(por Juan Eugenio Hartzenbusch)
Hambriento un avión cogió un mosquito,
que indulto le pidió por ser chiquito
y dar poco alimento;
pero enojado el otro, a fuer de hambriento,
-No esperes (dijo) que tu voz me ablande:
muere; que si eres chico, yo soy grande.
No bien hizo la muerte el inhumano,
píllale entre sus uñas un milano.
Temblando el avión gime y suplica;
pero el milano adusto le replica:
-No tienes que pensar que yo me ablande;
muere, que tú eres chico y yo soy grande.
Vio el águila al milano, entretenido
en devorar el pájaro cogido,
y volando veloz, le prende y mata,
por más que ruega y de salvarse trata.
-No es fácil (murmuró) que yo me ablande;
muere, que tú eres chico y yo soy grande.
Fue el águila a volar; pero la bala
de un diestro cazador le rompe un ala,
y al revolcarse por el suelo herida,
-¿Por qué (gritó) me privas de la vida?
-Porque no hay (dijo el hombre) quien me mande:
muere, pues eres chica, y yo soy grande.

Nadie uso indigno de sus fuerzas haga,
o sepa, si obra mal, que al fin se paga.
No murió el cazador, y sí el mosquito,
y el lector pensará que sin delito.
No, pues al cazador con furia impía
le chupaba la sangre noche y día.


Lección / Moraleja:
Nadie uso indigno de sus fuerzas haga,
o sepa, si obra mal, que al fin se paga.
OTRAS FABULAS DE Juan Eugenio Hartzenbusch
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros