Añadir esta página a favoritos

CUENTOS INFANTILES
CUENTO PINOCHO X - XI - XII (por Carlo Collodi)
Los muñecos del teatro reconocen a su hermano Pinocho y le reciben con las mayores demostraciones de alegría; pero en lo mejor de la fiesta aparece el amo de los muñecos, Tragalumbre, y Pinocho corre peligro de terminar sus aventuras de mala manera.

Cuando entró Pinocho en el teatro de los muñecos, ocurrió algo que produjo casi una revolución.
Empecemos por decir que el telón estaba levantado y que había empezado la función.
Estaban en escena Arlequín y Polichinela, que disputaban acaloradamente, y que, según costumbre, de un momento a otro acabarían repartiéndose un cargamento de estacazos y bofetadas.
El público seguía con gran atención la escena, prorrumpiendo en grandes risas al ver aquellos dos muñecos que gesticulaban y se insultaban con tanta propiedad, que parecían realmente dos seres racionales, dos personas de carne y hueso.
Pero de pronto deja Arlequín de recitar su parte y volviéndose frente al público, señala con la mano el fondo de la sala y empieza a vociferar con grandes gestos y tono dramático:
--¡Oh! ¡Ah! ¡Qué veo! ¡Cielos! ¿Es ilusión de mi mente acalorada o delirio insano de la fantasía? ¡Sí, es él! ¡¡Él!! ¡¡¡Pinocho!!!
¡Él es! ¡Es él! ¡Pinocho! --dijo Polichinela.
--¡Es él, no hay duda!-- chilló Colombina, asomando la cabeza entre bastidores.
--¡Es Pinocho! ¡Es Pinocho!-- gritaron a coro los demás muñecos de la compañía, saliendo al escenario--. ¡Es nuestro hermano Pinocho! ¡Viva Pinocho! ¡Vivaaa...!
--¡Pinocho, ven acá!-- gritó Arlequín--. ¡Ven a los brazos de tus hermanos de madera!
Al oír tan amable invitación, no pudo contenerse Pinocho, y en tres saltos pasó desde la entrada general a las butacas; de las butacas a la cabeza del director de orquesta, y de la cabeza del director de orquesta al escenario.
¡Que de abrazos! ¡Qué de besos! ¡Qué de achuchones, palmaditas y hasta pellizcos de amistad, de afecto, de alegría! Es imposible figurarse el bullicio y el jaleo que produjo la triunfal entrada de Pinocho en aquella compañía dramática de madera.
No hay que decir que el espectáculo era conmovedor; pero el público de la entrada general, viendo que la comedia no seguía, se impacientó y empezó a gritar:
--¡Que siga la comedia! ¡Queremos la comedia!
Todo fue inútil, porque los muñecos, en vez de continuar desempeñando sus papeles en la comedia, redoblaron sus gritos y algazara, y tomando a Pinocho en hombros, empezaron a pasearle triunfalmente por delante de las candilejas.
Entonces salió el dueño del teatro, un hombrazo tremendo, y tan feísimo que sólo verle daba miedo. Tenía unas enormes barbas negras como la pez, y tan largas, que llegaban hasta el suelo. ¡Como que se las pisaba al andar! Su boca era grande como un horno, sus ojos parecían dos faroles rojos encendidos. Llevaba en las manos unas disciplinas, hechas de serpientes y rabos de zorros.
Ante aquella inesperada aparición, todos los muñecos enmudecieron.
Se hubiera oído el vuelo de una mosca. Los pobres muñecos y muñecas tiritaban de miedo.
--¿Por qué has venido a armar este jaleo en mi teatro?-- preguntó a Pinocho aquel gigante con vozarrón terrible.
--Crea usted, señor, que no ha sido culpa mía.
--¡Basta ya! Después ajustaremos nuestras cuentas!-- dijo el empresario, metiendo a Pinocho detrás de las bambalinas y colgándole de un clavo.
Terminada la función, el dueño del teatro se fue a la cocina, en la cual estaba preparando su cena: un carnero cebón atravesado en un asador, que giraba lentamente sobre el fuego. Pero como faltaba algo de leña para que el asado estuviera en su punto y bien dorado, llamó a Arlequín y a Polichinela, y les dijo:
--Traedme en seguida aquel muñeco que dejé colgado de un clavo. Me parece que está hecho de madera bien seca, y estoy seguro de que en cuanto le echemos al fuego dará una buena llama para terminar el asado.
Arlequín y Polichinela dudaron al principio; pero, aterrorizados ante una colérica mirada de su dueño, obedecieron. Salieron de la cocina, y al poco tiempo llevaron en sus brazos al pobre Pinocho, que revolviéndose como una anguila que se saca del agua, chillaba desesperadamente:
--¡Papá, papá, sálvame!¡Yo no quiero morir! ¡No! ¡No! ¡No quiero! ¡Papá, papá...!
CAPITULO XI

Tragalumbre estornuda y perdona a Pinocho, el cual, después salva la vida de su amigo Arlequín.

Tragalumbre (que éste era el nombre del dueño del teatro! parecía a primera vista un hombre terrible, sobre todo por aquellas barbazas negras que le tapaban el pecho y las piernas; pero en el fondo no era malo. La prueba es que cuando vio delante de él al pobre Pinocho, que pataleaba desesperadamente, y que gritaba: ¡No quiero morir! ¡No! ¡No quiero!, empezó a conmoverse y a apiadarse. Al principio quiso mantener sus amenazas; pero por último no pudo contenerse y lanzó un estrepitoso estornudo.
El buen Arlequín, que estaba acurrucado en un rincón, todo compungido y con ojos de carnero moribundo, al oír el estornudo se puso contentísimo, y acercándose a Pinocho le dijo en voz baja:
--¡Buena señal, hermano! Tragalumbre ha estornudado, lo cual indica que se ha compadecido de ti y que estás salvado.
Porque habéis de saber que así como todo el mundo cuando se enternece, llora, o por lo menos hace como que se limpia las lágrimas, Tragalumbre tenía la ocurrencia de estornudar cada vez que se conmovía de verdad. Después de todo, es un sistema como otro cualquiera.
Luego de haber estornudado, Tragalumbre trató de recobrar su aspecto terrible, y gritó a Pinocho:
--¡Basta ya de lloriqueos! Tus chillidos me han hecho cosquillas en el estómago... algo así como... ¡Vamos, que siento una... ¡ahchíss! ¡ahchiss!
Y lanzó otros dos formidables estornudos.
--¡Jesús!-- dijo Pinocho.
--¡Gracias! ¿Y tu papá? ¿Y tu mamá? ¿Están buenos?-- preguntó Tragalumbre.
--Mi papá, sí; pero a mi mamá no la he conocido nunca.
--¡Qué disgusto tan grande tendría tu pobre padre si yo te arrojara al fuego! ¡Pobre viejo! ¡Tengo lástima de él! ¡Ahchiss!, ¡ahchiss!
Y estornudó otras tres veces.
--¡Jesús-- dijo Pinocho.
--¡Gracias! En fin, también yo soy digno de compasión, porque ya ves, no tengo leña bastante para terminar ese asado, y la verdad, tú me hubieras sido muy útil. Pero, ¿qué le vamos a hacer? ¡Me has dado lastima! ¡Tendremos paciencia!... En tu lugar echaré al fuego a cualquiera de mis muñecos. ¡Hola, guardias!
Al oír esta llamada aparecieron en el acto dos guardias civiles de madera altos, altos y delgados, delgados, con el tricornio en la cabeza y el sable desenvainado, en la mano.
Entonces Tragalumbre les dijo con voz imperiosa:
--¡Prended a Arlequín, y después de bien atado arrojadle al fuego! ¡Quiero que mi carnero esté bien dorado!
¡Figuraos el espanto del pobre Arlequín! Se le doblaron las piernas de temor y cayó al suelo.
Al presenciar este conmovedor espectáculo se arrojó Pinocho a los pies de Tragalumbre, y llenándole de lágrimas su larguísima barba, empezó a decir con voz suplicante:
--¡Piedad, señor Tragalumbre!
--¡Aquí no hay ningún señor!-- respondió con dureza Tragalumbre.
--¡Piedad, noble caballero!
--¡Aquí no hay caballeros!
--¡Piedad, Excelencia!
El tratamiento de Excelencia consiguió suavizar un tanto la terrible expresión del rostro de Tragalumbre, y volviéndose de pronto más humano y tratable, dijo a Pinocho:
--Y bien, ¿qué es lo que quieres?
--El perdón del pobre Arlequín.
--Eso no puede ser, amiguito. Si te he perdonado a ti, tengo que echarle al fuego en tu lugar. No quiero que mi carnero esté poco asado.
--¡En ese caso, yo sé cuál es mi deber!-- dijo arrogantemente Pinocho, tirando al suelo su gorro de miga de pan--. ¡En marcha, señores guardias! ¡Atenme y arrójenme al fuego! ¡No, no es justo y no puedo consentir que mi buen amigo Arlequín muera por mi causa!
Estas palabras, dichas en voz alta y con acento heroico, hicieron llorar a todos los muñecos que presenciaban la escena. Los mismos guardias, a pesar de ser de madera, lloraban como dos borreguillos.
Al principio permaneció Tragalumbre insensible y frío como un mármol; pero poco a poco comenzó a enternecerse y a estornudar. Y después de lanzar cuatro o cinco tremendos estornudos, abrió los brazos y dijo afectuosamente a Pinocho:
--¡Eres un buen muchacho! ¡Ven a mis brazos y dame un beso!
Pinocho acudió corriendo, y trepando como una ardilla por la barba de Tragalumbre, le dio un prolongado y sonoro beso en la misma punta de la nariz.
--¿De modo que estoy perdonado?-- preguntó el pobre Arlequín con voz que apenas se oía.
--¡Estás perdonado!-- respondió Tragalumbre.
Dicho esto lanzó un profundo suspiro, y bajando la cabeza murmuró:
--¡Paciencia! Por esta noche me resignaré a comer el carnero, medio crudo; pero lo que es otra vez, ¡pobre del que le toque!
Apenas los muñecos oyeron que Arlequín estaba perdonado, corrieron al escenario, encendieron todas las luces, como en las noches de gala, y empezaron a saltar y a bailar.
Cuando amaneció seguían bailando todavía.
CAPITULO XII

Tragalumbre regala a Pinocho cinco monedas de oro para que se las lleve a su padre Gepeto; pero Pinocho se deja engañar por la zorra y el gato y se marcha con ellos.

Al día siguiente Tragalumbre llamó aparte a Pinocho y le preguntó:
--¿Cómo se llama tu padre?
--Gepeto.
--¿Qué oficio tiene?
--El de pobre.
--¿Gana mucho?
--Lo bastante para no tener nunca un céntimo en el bolsillo. Figúrese que para comprarme la cartilla que yo necesitaba para ir a la escuela vendió la única chaqueta que tenía; una chaqueta tan llena de remiendos y de piezas que parecía un mapa.
--¡Pobre hombre! ¡Me da lástima! Aquí tienes cinco monedas de oro. Vete en seguida a llevárselas, y dale muchos recuerdos de mi parte.
Como puede suponerse, Pinocho dio miles de gracias a Tragalumbre; abrazó uno por uno a todos los muñecos de la compañía, incluso a los guardias civiles, y lleno de alegría se puso en camino con dirección a su casa.
Pero todavía no había andado medio kilómetro, cuando encontró una zorra coja y un gato ciego, que iban andando poquito a poco y ayudándose uno a otro, como buenos amigos. La zorra andaba apoyándose en el gato, que a su vez se dejaba guiar por la zorra.
--¡Buenas días, Pinocho!-- le dijo la zorra, saludándole gentilmente.
--¿Cómo sabes mi nombre!-- preguntó el muñeco.
--Porque conozco mucho a tu papa.
--¿Dónde le has visto?
--Le vi ayer en la puerta de su casa.
¿Y que hacía?
--Estaba en mangas de camisa y tiritaba de frío.
--¡Pobre papito mío! Pero, si Dios quiere, desde hoy ya no tendrá frío.
--¿Por qué?
--Porque yo me he convertido en un gran señor.
--¿Tú, un gran señor?-- dijo la zorra comenzando a reír burlona y descaradamente. También se reía el gato, pero trataba de ocultarlo atusándose los bigotes con una de las manos.
--¡No es caso de risa!-- replicó Pinocho incomodado--. No es por daros envidia; pero mirad esto, si es que entendéis de dinero. Estas son cinco magníficas monedas de oro.
Y enseñó las monedas que le había regalado Tragalumbre.
Al oír el simpático ruido del oro, la zorra coja, sin darse cuenta, alargó la pata que parecía coja, y el gato ciego abrió tanto los ojos, que parecían dos faroles verdes; pero volvió a cerrarlos tan rápidamente, que Pinocho no llegó, a notarlo.
--¿Y qué piensas hacer con ese dinero!-- preguntó la zorra.
--Ante todo-- contestó el muñeco--, quiero comprar a mi papá una hermosa chaqueta nueva, toda bordada en oro y plata, y con botones de brillantes, y después me compraré una cartilla para mí,
--¿Para ti?
--¡Claro está; como que quiero ir a la escuela y estudiar mucho!
--¡Dios te libre!-- dijo la zorra--. Mírate en mí. Por mi loca afición al estudio he perdido una pata.
--¡Dios te libre!-- dijo el gato--. Mírate en mí. Por mi loca afición al estudio he perdido la vista de los dos ojos.
En aquel instante un mirlo blanco que estaba encaramado en un seto a orilla del camino, dejó oír su acostumbrado silbido y dijo:
--¡Pinocho, no hagas caso de los consejos de las malas compañías, porque tendrás que arrepentirte!
¡Pobre mirlo; nunca lo hubiera dicho! El gato, dando un gran salto, le cayó encima, y sin dejarle tiempo ni para decir ¡ay!, se lo tragó de un bocado, con plumas y todo.
Después de comerlo y de haberse limpiado el hocico, cerró los ojos y volvió a hacerse el ciego nuevamente.
--¡Pobre mirlo!-- dijo Pinocho al gato--. ¿Por qué has hecho eso?
--Para darle una lección. Así aprenderá para otra vez a no meterse en camisa de once varas ni en conversaciones ajenas.
Cuando ya estaban a mitad del camino, la zorra se detuvo de pronto y dijo a Pinocho:
--¿Quieres aumentar tus monedas de oro?
--¿Cómo?
¿Quieres hacer con sólo esas cinco monedas, ciento, mil, dos mil?.
--¡Ya lo creo! Pero, ¿de que modo?
--De un modo muy sencillo. En vez de ir a tu casa, vente con nosotros.
--¿Y adónde vamos?
--Al país de los búhos.
Pinocho meditó un instante, pero al fin dijo resueltamente:
--No, no quiero. Ya estoy cerca de mi casa, y quiero ir a buscar a mi papá, que me está esperando. ¡Pobre viejo! Estará muy triste. ¡Dios sabe cuánto habrá suspirado desde ayer al no verme volver! He sido un mal hijo, y el grillo parlante tenía razón cuando me decía que a los niños desobedientes les castiga Dios. Yo lo sé por experiencia, porque me he buscado muchas desgracias, y aun anoche mismo me vi bien en peligro en casa de Tragalumbre. ¡Uf! ¡Sólo el recordarlo me da frío!
--¡Ah! ¿Te empeñas en volver a tu casa? Bueno; pues vete; peor para ti.
--¡Peor para ti!-- repitió el gato.
--¡Piénsalo bien, Pinocho, porque pierdes la ocasión de hacer fortuna.
--¡De hacer fortuna!-- repitió el gato.
--De hoy a mañana, tus cinco monedas se hubieran convertido en dos mil.
--¡Dos mil!-- repitió el gato.
--Pero, ¿cómo es posible que se conviertan en tantas preguntó Pinocho, quedando con la boca abierta por la sorpresa.
--Pues verás-- dijo la zorra--. Sabrás que en el país de los búhos hay un campo extraordinario, al cual llaman todos el Campo de los Milagros. Tú haces un agujero en aquel campo y meter; por ejemplo, una moneda de oro. Tapas después el agujero con tierra, lo riegas con un poco de agua, echas encima un poquito de sal, y ya puedes irte tranquilamente a dormir en tu cama. Durante la noche la moneda echa raíces y ramas, y cuando vuelvas al campo, a la mañana siguiente, ¿sabes lo que encuentras? Pues un hermoso árbol que está tan cargado de oro como las espigas lo están de granos de trigo en el mes de Junio.
--Así, pues-- dijo Pinocho, que estaba cada vez más asombrado--, si yo enterrase en ese campo mis cinco monedas de oro, ¿cuántas encontraría a la mañana siguiente?
--Es una cuenta sencillísima-- contesto la zorra--; una cuenta que puede echarse con los dedos. Pongamos que cada moneda se convierte en un racimo de quinientas; multiplica quinientas por cinco, y verás que mañana puedes tener en el bolsillo dos mil quinientas monedas de oro contantes y sonantes.
--¡Oh, qué hermosura!-- gritó Pinocho saltando de alegría--. En cuando recoja todas esas monedas me quedaré con dos mil para mí, y os daré a vosotros quinientas de regalo.
--¿Un regalo a nosotros?-- dijo la zorra con acento desdeñoso y ofendido--. ¡Dios te guarde de hacerlo!
--¡Dios te guarde de hacerlo!-- repitió el gato.
--Nosotros no trabajamos por el vil interés-- continuó la zorra; trabajamos sólo por enriquecer a los demás.
--¡A los demás!-- repitió el gato.
--¡Qué excelentes personas!--pensó Pinocho; y olvidándose en el acto de su papito, de la chaqueta nueva, de la cartilla y de todos sus buenos propósitos, dijo a la zorra y al gato:
--¡Vamos en seguida; os acompaño!




Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros