Añadir esta página a favoritos

CUENTOS INFANTILES
CUENTO BELLOTA (por Lidia Figueroa)
Esta historia comienza con una gata llamada bellota y sus dos hijas, Merlina y Yoryett. Estas pequeñas mininas eran muy juguetonas, se pasaban el día saltando y brincando por doquier, su mama por el contrario solía estar enfuruñada. Sus hijas no entendían porque siempre se alejaba de ellas, amaban a su mama, y así fueron creciendo Yoryet y Merlina muy unidas.
Cierto día Bellota empezó a engordar y en vez de acercárseles y buscar su compañía para darles explicaciones de repente desapareció. Pasaron los días, días y días, Merlina y su hermanita la buscaron por todos lados, mas no pudieron encontrarla. Entonces decidieron pedirle ayuda a su amigo Duque, el gran perro ovejero, y así empezó la gran búsqueda. Los otros perros, al enterarse de lo que estaba haciendo le aconsejaron que no hiciese tal cosa ya que los perros y los gatos nunca se habían llevado bien.
Pero Duque les dijo que a el no le importaban sus recomendaciones porque a él lo único que le interesaba era ayudar a sus amiguitas y realmente estaba preocupado por Bellota.

Buscó y buscó, por todos lados buscó, preguntándoles a las ovejas, a los gansos que todo lo saben, a su vecino Stich, a todos preguntaba si la habían visto, pero nada, no aparecía. Cansado se acerco a un arroyo a beber un poco de agua, y entonces, unos patos silvestres le dijeron que habían visto a la gata pero estaba muy flacucha y llevaba un pajarito en la boca.
Duque, loco de alegría, les pregunto hacia que lado se había ido y ellos muy amablemente le indicaron el camino. Corriendo como nunca lo había hecho en su vida se fue directo hacia la casa grande a darles la buena noticia a las mininas.

Buscaron por el tejado, por debajo del piso, y nada. Duque dijo;
- No sacamos nada con ponernos a llorar. Y en eso dio un tremendo ladrido, de repente había aparecido Bellota, las mininas, al ver a su mama, corrieron a abrazarla diciéndole lo preocupadas que habían estado por ella, y Bellota, compungida, les dijo;
- Vengan a ver la razón de mi ausencia.
En un rincón apartado estaban unos pequeñísimos bultos que no se distinguían bien, Bellota los llamo y fueron a su encuentro eran 4 gatitos muy lindos y se acercaron a sus hermanas ronroneando a darles la bienvenida.
- ¿Gran amigo Duque no te acercas a conocerlos?, preguntó Bellota
- ¿Pero y si se asustan de mi? - preguntó Duque
- Imposible -dijo Bellota- mis mininos saben en quien pueden confiar, así como Merlina y Yoryet supieron a quien acudir y te confiaron su pena. Tu les ayudaste yo te agradezco todos tus cuidados.

Bellota desde ese instante volvió a la normalidad, siendo muy feliz junto a todos sus hijitas y su gran amigo Duque..


LKN..




OTROS CUENTOS DE Lidia Figueroa
Cuentos Infantiles, audiocuentos, nanas, y otros en CuentoCuentos.net © 2009 Contacta con nostrosAviso Legal

eXTReMe Tracker

La mayoría del material de CuentoCuentos.net es proporcionado por nuestros usuarios, proveniente del grandísimo almacén que es la red. Si considera que alguno del material expuesto vulnera sus derechos y/o prerrogativas, le rogamos que nos lo comunique contactando con nosotros